15 de octubre de 2008

Humilitas



El Papa Benedicto XVI propuso a Juan Pablo I como "modelo de humildad" el pasado domingo, en el 30º aniversario de su muerte. El Santo Padre, afirmó que la humildad "puede considerarse su testamento espiritual". Recordó que el Papa Luciani eligió precisamente "Humilitas" como lema de su pontificado, "una sola palabra que sintetiza lo esencial de la vida cristiana e indica la virtud indispensable de quien, en la Iglesia, está llamado al servicio de la autoridad". "Gracias precisamente a esta virtud, bastaron 33 días para que el Papa Luciani entrase en el corazón de la gente", añadió. El Papa recordó que su predecesor, en una de las cuatro audiencias generales que llegó a conceder, se refirió a la virtud de la humildad, virtud que recomendaba "con ese tono familiar que le caracterizaba". "En sus discursos usaba ejemplos sacados de la vida concreta, de sus recuerdos de familia y de la sabiduría popular. Su simplicidad es vehículo de una enseñanza sólida y rica que, gracias al don de una memoria excepcional y de una vasta cultura, enriquecía con numerosas citas de escritores eclesiásticos y profanos", añadió.
Albino Luciani fue el primer pontífice nacido en el siglo XX. Nació en una pequeña localidad italiana llamada Canale d´Agordo, Belluno (en esa época conocida como Forno di Canale) en la familia de Giovanni Luciani y Bortola Tancon, siendo el mayor de cuatro hermanos. A los 10 años, y despues de haber vivido en la pobreza durante la Primera Guerra Mundial, su madre murió y su padre contrajo nuevas nupcias con una mujer de gran devoción; fue entonces cuando nació su vocación sacerdotal, según él declaró, gracias a la predicación de un fraile capuchino.
En 1923, ingresó en el seminario menor de la localidad de Feltre, aunque luego pasó al seminario mayor de Belluno, donde fue ordenado en 1935.
Tras su ordenación se trasladó a Roma, donde cursó sus estudios teológicos en la universidad Gregoriana. Al terminar los estudios regresó a su localidad natal; allí comenzó su labor pastoral como párroco de Forno di Canale y de Agordo, lo que compatibilizó con una función docente en el Instituto Tecnológico Minero.
Antes de convertirse en el "Papa de la sonrisa" (como sería conocido), ocupó importantes cargos y distinciones: Vicerrector del seminario de Belluno, fue nombrado doctor en teología por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma en 1947 y Vicario General de Belluno (diócesis a cargo de la cual estuvo 11 años) en 1954; En 1958, Juan XXIII lo consagra como obispo de Vittorio Veneto y el 15 de diciembre de 1969 fue nombrado Patriarca de Venecia, penúltimo paso antes de su elección como Sumo Pontífice al que intermediaría su consagración como cardenal el 5 de marzo de 1973.
Fue elegido como el 263º Papa de la Iglesia Católica, el 26 de agosto de 1978. Fue el primer Papa con dos nombres, gesto con el que pretendía honrar a sus dos predecesores: Juan XXIII y Pablo VI.
Su elección se produjo en la tercera votación de un cónclave inusualmente breve, el más corto del siglo XX. Juan Pablo I eligió como lema de su papado la expresión latina Humilitas (humildad), lo que se reflejó en su rechazo a la coronación y a la Tiara papal en la ceremonia de entronización.
Como Papa, Juan Pablo I estableció un ambiente de optimismo y reformas, que nunca llegaría a avanzar más allá de las propuestas. Murió 33 días después de haber sido elegido Papa, el 28 de septiembre de 1978, siendo el cuarto pontificado más breve de la historia.

3 comentarios:

Ignacio dijo...

La palabra humildad proviene de la palabra latina "humus", es decir, tierra. La humildad como la tierra es el sustrado de toda las virtudes y de una buena vida espiritual.

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Gracias por acercarnos a Juan Pablo I y la propuesta de que sea nuestro modelo de humildad.

Un abrazo, Teresa

Anónimo dijo...

Muy bonito el blog aunque debiera actualizarlo con más frecuencia.