28 de noviembre de 2011

Cuyos ojos vieron a la Señora...




Santa Catalina Labouré,

tú fuiste escogida

por la Santísima Virgen María.

Ella te reveló su deseo

de que sus hijos llevaran puesta

la Medalla Milagrosa

como prueba de su amor por ella

y en honor a su Inmaculado Corazón.

Tú, cuyos ojos vieron a la Señora,

intercede por nosotros,

para que podamos llevar a cabo

los deseos de nuestra Madre del Cielo.

Pídele que podamos recibir esas gracias

que corren de sus manos maternales

como rayos de luz. Amén.