14 de febrero de 2010

Seremos bienaventurados...


Bienaventurados si no nos olvidamos de Dios.

Bienaventurados si sonreímos aunque estemos llorando.

Bienaventurados si no presumimos de ser ricos.

Bienaventurados si no tememos decir la verdad.

Bienaventurados si no valoramos sólo el mundo.

Bienaventurados si miramos al cielo.

Bienaventurados si no olvidamos al que sufre.

Bienaventurados si somos fuertes en la fe.

Bienaventurados si no nos burlamos de los débiles.

Bienaventurados si nos dejamos tocar por Dios.

Bienaventurados si creemos en la Resurrección.

Bienaventurados si no ponemos en el centro al mundo.

Bienaventurados si avanzamos con y por Jesús.