11 de febrero de 2010

Salud de los enfermos...


Quien de nosotros, peregrinos en Lourdes, y entre la multitud de enfermos y peregrinos llegados de todo el mundo, no ha cantado con gran emoción el Ave María dedicado a la Virgen. Hoy, en su día, día también de los enfermos, recordamos esas estrofas que nos enseñaron desde pequeños, al tiempo que le pedimos por todos aquellos hermanos nuestros que padecen en sus vidas, el azote del dolor, de la enfermedad, y tal vez, de la soledad. Que María Santísima de Lourdes, Salud de los enfermos, interceda por ellos ante el Padre.

La Reina del cielo,
la Madre de Dios,
en Lourdes, benigna,
su trono fijó.
Ave, Ave, Ave María...

Del cielo ha bajado
la Madre de Dios,
cantemos el «Ave»
a su Concepción.
Ave, Ave, Ave María...

Un largo rosario
que el cielo labró
sostiene en sus manos
más puras que el sol.
Ave, Ave, Ave María...

«Haced penitencia
y ardiente oración
por los pecadores
que ofenden a Dios».
Ave, Ave, Ave María...

Aquí los enfermos
encuentran vigor;
aquí luz y vida
halla el pecador.
Ave, Ave, Ave María...