16 de octubre de 2010

Madre de los tristes y afligidos.

Hoy es sábado, y como es habitual, saludamos a la Santísima Virgen María, con el título que le damos en las Letanias del Santo Rosario; Consuelo de los afligidos, y esta vez lo hacemos con un canto que aprendí de los feligreses de la parroquia en la que estuve destinado el primer año de sacerdocio:

“Madre mía que estas en los cielos,
envía consuelo a mi corazón,
cuando triste y llorando te llame
tus manos derrame
feliz bendición”.