21 de agosto de 2010

ACORDAOS...


Hoy es sábado, y como no, acudimos a la intercesión de la Virgen María. San Bernardo de Claraval, cuya memoria ayer celebrábamos, nos dejó esta bella oración para tratar a la Santísima Virgen:


“Acordaos, oh piadosísima Virgen María,
que jamás se ha oído decir
que ninguno de los que han acudido a vuestra protección,
implorando vuestra asistencia
y reclamando vuestro socorro,
haya sido desamparado de Vos.
Animado con esta confianza,
a Vos también acudo,
oh Madre!, Virgen de las vírgenes;
y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados,
me atrevo a comparecer ante Vuestra presencia Soberana.
No desechéis, oh Santa Madre de Dios!, mis humildes súplicas;
antes bien, inclinad a ellas vuestros oídos
y acogedlas favorablemente
Amén”.