16 de octubre de 2012

Bajo tu amparo...




Bajo tu amparo, nos acogemos, 
Santa Madre de Dios, 
nos desoigas la oración 
de tus hijos necesitados, 
líbranos de todo peligro, 
¡oh siempre Virgen gloriosa y bendita!.