6 de enero de 2011

"Hemos visto su estrella..."


Esta Fiesta que hoy celebramos en la Iglesia, invadida por la ilusión y los regalos, no debiera hacernos pasar por alto el más preciado de los presentes que hemos tenido, el principal “regalo” que nos trae la Epifanía y que es Jesús, el Hijo de Dios, nuestra salvación y la luz de todos los pueblos.

La Solemnidad de la Epifanía celebra la adoración de unos “Magos venidos de Oriente”. En estos Magos, venidos de lejanas tierras para adorar al Hijo de Dios, la Iglesia ha visto siempre, no sólo una manifestación de la Divinidad del Niño recién nacido, que eso significa Epifanía: “manifestación - presentación”, sino también, una prueba de la universalidad de la Buena Noticia, de la salvación. Y esa salvación que Cristo nos trae, no era sólo para el pueblo Judío, sino que su salvación es universal, para todos los pueblos.

En el evangelio de este día leemos; ”Hemos visto su estrella y venimos a adorarlo”. Estos magos, avisados y venidos de tierras lejanas, lo reconocen y le rinden el tributo de adoración, exclusivo de Dios, dando así cumplimiento a la profecía de Isaías.

Pero, los Magos de Oriente, por designio divino, además de dejarnos una manifestación de la divinidad de Jesús y una prueba de la universalidad de la salvación, van a ser para nosotros, en adelante, una imagen y un ejemplo del camino, no siempre claro y con dificultades, que hemos de andar todos los cristianos.

Como ellos, también nosotros hemos sido llamados por la “estrella” de la vocación cristiana. Una “estrella” que hemos de seguir, a pesar de las dificultades, de las dudas y de los inconvenientes del camino.

En ese camino, los Magos de Oriente son también para nosotros, un ejemplo de dos virtudes muy fundamentales: la fidelidad y la perseverancia a la llamada de Dios.

Que ellos nos sirva de ejemplo para que también un día nosotros, podamos encontrar a Dios y con El, la verdadera felicidad que sólo El puede darnos.

5 comentarios:

Claudio dijo...

«En ese camino, los Magos de Oriente son también para nosotros, un ejemplo de dos virtudes muy fundamentales: la fidelidad y la perseverancia a la llamada de Dios.»
Gran verdad padre Norberto
Un fuerte abrazo en Cristo
Feliz día de Reyes

Anónimo dijo...

Felicidades Norberto. Junto con el Señor, tu has sido un gran regalo para nosotros. Damos las gracias a Dios por formar parte de nuestras vidas. MM

Anónimo dijo...

Gracias Don Noberto por ser la estrella que orienta mi vida hacia el Señor como aquella estrella orientó a los Magos. Feliz día de Reyes. Que el Señor lo bendiga.

Anónimo dijo...

DON NORBERTO, FELICIDADES. ESPERO QUE HAYA TENIDO MUCHOS REGALOS. ABRAZO.

Anónimo dijo...

Gracias por tu presencia y testimonio. Es el mejor de los regalos. Un gran abrazo amigo. Lm