26 de septiembre de 2008

LA SANTA CRUZ


Días atrás, celebrábamos la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. En dicha fiesta, se nos invitaba a contemplar el Árbol de la Cruz donde estuvo clavada la salvación del mundo, como cantamos cada Viernes Santo. La Santa Cruz es la señal del cristiano y en ella nos gloriamos, porque en este madero santo, nos salvó y liberó Jesucristo, nuestro Señor. Así como en la Antigua Alianza, el pueblo miraba el estandarte creado por Moisés para sanar, así también nosotros, en el camino de la vida miramos a la Cruz y encontramos consuelo y perdón. Nuestro Señor, elevado en lo alto, es señal inequívoca de que la vida eterna se derrama sobre el mundo: "porque Dios no mandó a su Hijo al mundo para condenar al mundo sino para que el mundo se salve por El". Jesús nos compra con su sangre y en este gesto de entrega y de amor para todas las generaciones de la Historia, se muestra la gloria de Dios Padre. Miremos siempre la Santa Cruz, llevémosla con garbo, es nuestra seña de identidad. Con paz y alegría, ningún día sin Cruz.
...
En la cruz esta la vida
Y el consuelo,
Y ella sola es el camino
Para el cielo.
En la cruz esta el Señor
De cielo y tierra
Y el gozar de mucha paz,
Aunque haya guerra,
Todos los males destierra
En este suelo,
Y ella sola es el camino
Para el cielo.
De la cruz dice la Esposa
A su Querido
Que es una palma preciosa
Donde ha subido,
Y su fruto le ha sabido
A Dios del cielo,
Y ella sola es el camino
Para el cielo.
Es una oliva preciosa
La santa cruz,
Que con su aceite nos unta
Y nos da luz.
Toma, alma mía, la cruz
Con gran consuelo,
Y ella sola es el caminoPara el cielo.
Es la cruz el árbol verde
Y deseado
De la Esposa que a su sombra
Se ha sentado
Para gozar de su Amado,
El Rey del cielo,
Y ella sola es el camino
Para el cielo.
El alma que a Dios está
Toda rendida,
Y muy de veras del mundo
Desasida
La cruz le es árbol de vida
Y de consuelo,
Y un camino deleitoso
Para el cielo.
Después que se puso en cruz
El Salvador,
En la cruz esta la gloria
Y el honor,
Y en el padecer dolor
Vida y consuelo,
Y el camino mas seguro
Para el cielo.
(De Santa Teresa de Jesús)