13 de febrero de 2014

Tus manos y las mías...


2 comentarios:

Jose Ignacio Ruiz Arroyo dijo...

Manos que todo católico debería venerar, que así como dan, así también deberíamos llenarlas de bendiciones: compañía, comprensión, atención, obediencia, apoyo, vestido y alimento.
Porque son las manos de Dios.

Servidor dijo...


Hay una campaña proabortista por el norte de la isla, que también visitará su parroquia. Recomiendo a todos que expresen su rechazo;

http://www.hazteoir.org/alerta/56785-no-haga-defensa-ninguna-legislacion-abortiva