8 de diciembre de 2011

"¡Oh Purísima...



... y Santísima Virgen María,

yo creo y confieso

vuestra Santa e Inmaculada Concepción

pura y sin mancha.

¡Oh Purísima Virgen!,

por vuestra pureza virginal,

vuestra Inmaculada Concepción

y vuestra gloriosa cualidad de Madre de Dios,

alcanzadme de vuestro amado Hijo

la humildad, la caridad,

una gran pureza de corazón,

de cuerpo y de espíritu,

una santa perseverancia en el bien,

el don de oración,

una buena vida

y una santa muerte.

Amén"